Russell Longmuir, CEO de EFQM: “El reto de EFQM hoy, es difundir el mensaje de la Excelencia”

21 EneroNoticias Club Excelencia en gestión

Russel Longmuir, el nuevo CEO de EFQM, ha visitado España, dentro de una serie de visitas a los partners nacionales de la organización, para conocer la realidad de sus socios y plantear sus prioridades y principales retos. Sus responsabilidades profesionales le han llevado a varios países y continentes y le han dado una visión global de la gestión de las organizaciones. En este momento, cuando considera que el Modelo EFQM es muy conocido y utilizado, le motiva plantearse un nuevo marketing y lenguaje desde EFQM para difundir el mensaje de la Excelencia y conseguir que las compañías sean cada vez más competitivas. Ese es el principal reto de EFQM hoy: difundir el mensaje de la Excelencia, por encima de difundir el Modelo EFQM.

 

Madrid, enero 2019

¿Cuáles son sus prioridades como CEO de EFQM? ¿Cuál va ser el mayor reto al tomar el relevo al frente de EFQM?

Tenemos varios retos. Si observamos la actualidad de los Modelos de Excelencia en todo el mundo -tenemos los modelos de Japón, de Australia, EEUU, Singapur- vemos que no hay un conocimiento particular de un modelo de Excelencia y no se conocen suficientemente los beneficios que un Modelo puede reportar. En cambio, aunque el Modelo EFQM está funcionando muy bien, sobre todo en países europeos, creo que nuestro primer reto es aportar aire fresco en el sentido de hacerlo más comprensible y accesible y, por su puesto, aportar más valor así a las organizaciones.  

Necesitamos demostrar los beneficios que reporta el Modelo para acceder a los mercados y ser competitivos. En este momento el lenguaje que utilizamos no es el lenguaje de los negocios de hoy en día.

Por tanto, el desafío es doble: hacer visibles los innegables beneficios que el Modelo proporciona a quienes lo utilizan y hacerlo más accesible y fácil de interpretar para los que se acercan por primera vez.

¿Cómo plantearía las ventajas que reporta el Modelo EFQM, a los expertos en ese Modelo y a los que no lo conocen?

Debemos diferenciar el Modelo, por un lado, y EFQM como organización, por otro. EFQM es una organización que ayuda a las organizaciones y para ello, entre otras cosas, tiene el Modelo que es una potente herramienta. Los que no son expertos no llegan a apreciarlo así. No saben que EFQM es una organización que ayuda a las empresas con herramientas, buenas prácticas, formación… El Modelo es un marco para entender como funciona la gestión en cualquier organización y, además, aporta reconocimiento. Creo que hay pocos expertos en el mundo porque la mayoría de la gente no ve mucha diferencia entre una y otro. Para apreciar el valor de la marca EFQM no solo hay que tener en cuenta los contenidos, porque los pueden aportar otros.  El Modelo aporta valores y está lleno de sentido común y conocimientos. Los expertos ya lo saben muy bien, ven el valor de utilizar este Modelo; y nuestro reto es transmitirlo a los que no lo conocen lo suficiente.

¿Es uno de los factores a tener en cuenta para el futuro próximo de EFQM?

Sí, claro. Ya estamos avanzando en el diseño del Modelo EFQM 2020, que presentaremos en octubre de este año en Helsinki. Pero hay más factores a tener en cuenta: Creo que hemos estado muy focalizados en nosotros mismos, en cómo aplicar el modelo, en cuántos miembros somos, en nuestra relación con las instituciones europeas… y, quizá, hemos olvidado que hay más de un solo camino para llegar al mercado. Hemos pensado “tenemos EFQM, tenemos el Modelo y es suficiente” y a partir de ahora debemos pensar en algo más. Probablemente debamos enfocarnos en facilitar el acceso a más organizaciones a la Excelencia y entender que hay más de un camino para llegar.

Los miembros de EFQM usan el modelo y ven los beneficios para sus compañías pero también hay otras como Google, o Uber, que aún no han oído nada sobre nosotros.

Ha vivido en muchos países y continentes, ¿puede comparar a las empresas europeas con las americanas o asiáticas en términos de gestión?

Las organizaciones europeas son más internacionales, sin ninguna duda. Son más multiculturales, e incluso las más pequeñas exportan e importan. Eso no ocurre en Estados Unidos, que es un gran país y un gran mercado por lo que no necesitan exportar o importar. Australia es un país de emigración, muy internacional, es un enclave muy internacional pero no tanto como Europa que es el entorno más internacional en el mundo. Si vas a cualquier empresa en una capital europea, encuentras una gran diversidad. Sin ir más lejos, en la sede de EFQM, de Bruselas, encuentras un inglés, un italiano, un flamenco, una polaca, una tibetana, un finlandés, una francesa, un belga, una española, … eso no ocurre en Estados Unidos, tampoco en Australia. Australia tiene algunas herencias europeas pero la diversidad tan llamativa de cualquier capital europea no tiene comparación. Esa es la principal diferencia.

Y ¿quiere exportar el Modelo?

Nuestro modelo es el más popular en el mundo, sin duda. Lo pude comprobar en una conferencia en Abu Dhabi con el título “Excellence models and nation building” que parece un título llamativo, pero puede ayudar a comprender lo que hacemos.  Yo expuse un proyecto muy importante en Egipto que llevamos a cabo con las instituciones europeas; también estamos en Kosovo donde tenemos un partner; y ayudamos a Eslovaquia, Eslovenia, Rumanía… No hay otro modelo en el mundo que esté haciendo esto. Hay gente en otros países que quieren usar nuestro modelo y eso está bien, pero lo cierto es que el núcleo, lo esencial de EFQM está en Europa... Nuestra prioridad es proveer de magníficas propuestas, con valor, a las organizaciones europeas.

¿Algún mensaje en concreto para el Club Excelencia en Gestión, su partner en España?

Sin duda, el Club es el partner más fuerte que tiene la EFQM en Europa, el mayor y el más colaborador. Estamos pendientes de lo que hacen. Es el mejor benchmarking para nosotros. Cuando estaba en BQF (British Quality Foundation) me di cuenta, y así lo dije en mi compañía, que aquí se utilizaba el lenguaje que necesitábamos.

Y ¿algún mensaje en general desde EFQM?

Creo que el mundo debe conocer EFQM. Es lo que debemos pensar cuando una compañía farmacéutica como GSK construye un modelo de negocio basado en nuestro modelo y crea 42.000 puestos de trabajo; cuando formamos parte de un proyecto en Egipto con el Banco Europeo de Construcción y Desarrollo, un modelo que nos gustaría trasladar a otros países como Marruecos, Jordania o Túnez… es decir, podemos presentar historias en las que estamos presentes pero debemos contar mejor esas historias.

Club Excelencia en Gestión

Más visto

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Síguenos en

Linkedin Twitter Facebook Youtube