"Para retener el talento, hay que apoyar el intraemprendimiento"

08 NoviembreNoticias Club Excelencia en gestión

ACTUALIDAD / CEG /ENTREVISTA IGNACIO BABÉ

IgnacioBabé”  width=

Con motivo de la celebración, el pasado 2 de noviembre, de la jornada: Claves de la Excelencia Empresarial en 2016, Ignacio Babé, Secretario General del Club, ha realizado una entrevista cuyas declaraciones os dejamos a continuación: 

Lleva año y medio como secretario general del Club Excelencia en Gestión, que cuenta con 220 empresas socias que representan el 26% del PIB. ¿Qué desafíos afronta?

El desafío es hacer que el Club siga creciendo y contribuyendo a mejorar la sociedad española, no solo aportando a los socios.

¿La excelencia empresarial se mide ahora por baremos distintos a los de antes?

El entorno ha cambiado tanto que conviene tener muy presente que antes quizá la consigna era ‘el cliente es el rey’, pero ahora hay que tener en cuenta el peso importante que representan los empleados, las personas que trabajan en la organización y saber captar ese talento para tener una organización excelente.

¿Es decir, que una de las claves de la excelencia es sacar más partido a los trabajadores?

En un mundo en que parece que solo nos van a salvar los emprendedores, yo apuesto mucho porque las empresas hagan un esfuerzo por facilitar el intraemprendimiento. Que sean conscientes de que para retener el talento en sus organizaciones necesitan facilitar el intraemprendimiento, es decir, que cualquier persona dentro de la organización sea capaz de aportar innovación y dar más valor.

Y la innovación, ¿no es otra de las claves?

Las organizaciones que son parte del Club están posiblemente por encima de la media europea. Aún así, tenemos un desafío en innovación en muchos sectores. Yo citaba, por ejemplo, las universidades. Creo que han de empezar a reinventarse y esforzarse en entender mejor a la sociedad a la que sirven. Lo dice porque cree que hay que casar mejor la formación y lo que necesitan las empresas En el Club tenemos un foro de excelencia en educación para darnos cuenta de que desde el colegio hay que empezar a meter conceptos de excelencia, emprendimiento, innovación, aceptación de que los cambios van a ser para siempre y que ya no solo es cuestión de tecnología sino de mentalidad, de estar dispuesto a cambiar, aprender y desaprender, y eso hay que hacerlo desde el colegio y la universidad. Ser capaces de alcanzar un gran pacto por la educación es lo más importante.

¿Ve a la empresa española en general capaz de adaptarse a la industria 4.0?

Creo que se está exagerando un poco lo de la industria 4.0. Lo cierto es que solo será algo grande si cuenta con las personas. Tener más tecnología nos obliga a aprender más deprisa, ser más ágiles, pero al final son las personas las que tienen que seguir creando cosas nuevas, ideando e innovando. Las máquinas por mucho que queramos enseñarlas, no creo que vayan a estar listas para hacer esa tarea.

¿Y las pymes están listas para ser digitales?

Hay algunas empresas que están todavía confusas, expectantes, pero otras que se han adaptado y están en línea con cualquier país del primer mundo. La España de 2016 sigue siendo una España competitiva, ha perdido algunas posiciones con la crisis pero sigue estando entre los 15 países más ricos y competitivos del mundo. El problema es si vamos a ser capaces de cambiar a tiempo la educación.

¿Hasta qué punto las jerarquías en la empresa no son un freno para sumar talento?

Pienso que se ha democratizado mucho la estructura de gobierno en muchas organizaciones.

De hecho, en cualquier gran empresa hoy uno llega y apenas se ve algún despacho, todo el mundo trabaja en lo que se denomina el ‘open space’, desde el director general hasta la última persona que ha entrado en la organización. Cuando vas a hablar con el jefe o el director ya no tienes que subir a la planta noble. Ahora está a tres mesas de la tuya.

¿Es España entonces un país que saca buena nota en excelencia empresarial?

Tenemos una nota extraordinariamente buena. Somos el país de Europa con más sellos de excelencia reconocidos por la EFQM. Esto se debe a que en España hace 25 años cuando empezaron las organizaciones a preocuparse por la excelencia, se descubrió que el ‘made in Spain’ no estaba bien considerado y se pusieron manos a la obra y. de hecho, ese esfuerzo nos sitúa ahora a la cabeza en la UE. Un esfuerzo que acompaña la marca España que lo que dice es: ¡Ojo!, que hacemos cosas muy bien y no solo alumbrando grandes chefs o deportistas sino en gestión empresarial.

Heraldo de Aragón, M. Llorente.

Club Excelencia en Gestión

Más visto

Boletín de noticias

Boletín de noticias

Síguenos en

Linkedin Twitter Facebook Youtube