Club Excelencia en Gestión

La necesidad de reinventar el futuro

Ignacio Babé Secretario General / CEO del Club Excelencia en Gestión

Este año 2020 viene marcado para nosotros en el Club Excelencia en Gestión por dos eventos muy singulares. Uno muy específico nuestro: el lanzamiento del Modelo EFQM (versión 2020). Otro muy global: la pandemia de la COVID-19.

El Modelo EFQM es nuevo. Una reinvención. Ya no es un modelo que mire a los éxitos del pasado para constatar la actual excelencia en gestión de una organización. Ahora es un modelo que se caracteriza por “la necesidad de reinventar el futuro” a partir de un excelente funcionamiento, unos resultados sobresalientes pero, sobre todo, de la transformación de la cultura, del modelo de negocio y de la tecnología utilizada.

La COVID-19 nos ha traído mucho sufrimiento y dolor, especialmente, para las familias que han perdido a alguno de sus integrantes. Y una inmensa crisis económica, que aún seguimos sin ser capaces de cuantificar. Pero también ha traído un periodo de sosiego y reflexión individual, familiar, corporativa y social. Y en estas reflexiones todos coincidimos en la necesidad de reorganizar el mundo para reconstruir el futuro.

Hemos estado usando este planeta como una inagotable fuente de recursos naturales, a pesar que desde hace décadas sabemos que dichos recursos son finitos. Donde, además, cada uno ha ido a lo suyo, a su propio bienestar individual y egoísta (países, compañías, personas). Mi impresión es que muchas personas, en este año, se han concienciado definitivamente de la necesidad de vivir en un mundo sostenible. Porque empieza a crearse una corriente de opinión, basada en algunos datos científicos, de que esta pandemia puede ser una respuesta biológica de la naturaleza. Un desgarrador grito de: ¡basta ya, así no!

La naturaleza ha enviado algunos mensajes claros durante el primer confinamiento general en muchos países, con imágenes de un ciervo sembrando el pánico en una peluquería en un pueblo del estado de Nueva York, un corzo correteando por las calles de Valladolid, jabalíes rebuscando en elegantes barrios de Barcelona, cabras saltando por la calle en un pueblo de Albacete o un puma ojeando los coches aparcados en Santiago de Chile.

Y, además, parece que hay un cierto consenso científico en que los ecosistemas naturales que hemos invadido y perjudicado en estas últimas décadas podrían recuperarse en las tres o cuatro próximas décadas. De hecho, se ha comprobado que durante el confinamiento, al racionalizar el gasto energético, el planeta da signos rápidos de recuperación. Y aquí también hay testimonios gráficos disponibles, como los canales de Venecia con aguas limpias y peces, una estampa impensable poco tiempo antes.

Todas estas señales de la naturaleza nos deben empujar a desarrollar una conciencia social, diversa e inclusiva que nos llevan a la acción, individual, corporativa, organizativa, tanto pública como privada, y social. Tenemos que aprovechar este forzado parón inducido por la pandemia no tanto en “recuperar” lo que hacíamos o en ir hacia una “nueva normalidad” sino en reinventarnos como especie más avanzada de la evolución. Estamos siendo invitados a reinventar el futuro.

Pues bien, como decía al principio de esta nota, el Modelo EFQM ayuda a las empresas, organizaciones y organismos públicos a reinventarse preparándose para el futuro. Y lo hace teniendo en cuenta las variables más importantes para la buena gestión en estos tiempos. Y de forma holística, es decir, integrando todos los aspectos relevantes para gestionar hoy con excelencia, con innovación y con sostenibilidad. Desde la definición de un propósito que beneficie a la sociedad, pasando por la captación y gestión del talento, el respeto y consideración de todas las partes interesadas, la innovación en productos, servicios, procesos, la transformación de la cadena de valor, la adaptación de la cultura, el adecuado uso de los datos con la debida tecnología, la gestión de los riesgos (incluyendo los digitales), o la medición de las percepciones de los resultados, reputación e intangibles de una organización.

Así que mi consejo final es: aproveche este periodo de reflexión para acercarse al Modelo EFQM y conocer cómo puede ayudarle a reinventar su organización. En el Club Excelencia en Gestión, estamos a su disposición si necesita ayuda, guía o acompañamiento para esa reinvención del futuro.

Galería de imágenes
modelo EFQM
Modelo EFQM 2020
Construyendo Futuro
futuro
futuro sostenible
reinventar
Genérico
Gran empresa
Micro-pyme
Pyme

Comparte

Valoración