Club Excelencia en Gestión

Emprendimiento e intraemprendimiento, dos vasos comunicantes

Juanma Romero, Conferenciante, escritor networker, presentador de eventos y moderador de mesas redondas. Director del programa Emprende en RTVE

Hace unos días Miguel Ángel Pérez Laguna y un servidor hemos tenido la suerte de participar en el Foro Anual del Club Excelencia en Gestión.

Ha sido una experiencia interesante porque hemos comprobado, una vez más, que la pandemia no nos va a parar. Lo que el año pasado fue un evento presencial, en esta ocasión se ha convertido en un híbrido con profesionales en la sede del Club y otros en sus diferentes localizaciones, vía telemática.

Se ha hablado de emprendimiento e intraemprendimiento, dos conceptos que no están tan alejados el uno del otro. En realidad, todo intraemprendedor es un emprendedor, con la casi única diferencia de que el primero suele tener el colchón de una gran empresa que le facilita el desarrollo del proyecto y le cubre las espaldas. En el segundo caso el emprendedor suele estar sin esos apoyos y se tiene que lanzar al vacío sin red, lo que significa que muchas veces se va a estrellar.

Visto desde otro punto de vista, el intraemprendedor tiene mucha menos libertad porque en su empresa le van a fiscalizar bastante a menudo, mientras que el emprendedor que monta su propio negocio sin depender de nadie tiene más libertad, aunque al final el emprendedor tiene que pedir financiación y ya depende también de alguien a quien debe dar explicaciones de sus acciones. Pros y contras que vemos según hablemos de seguridad, libertad de acción o cualquier otro tema.

Lo que sí tengo claro es que cualquier empresa de cierto tamaño que se precie no puede dejar de lado el apoyo a sus emprendedores, porque son ellos los que van a encontrar nuevos modelos de negocio que pueden mejorar la cuenta de resultados de la matriz, o incluso salvarla del desastre.

El intraemprendedor, que es el perfil menos conocido, es una persona que generalmente no quiere independencia y que se siente valorado, feliz y bien pagado. Le gusta hacer cosas nuevas sin asumir riesgos económicos, y está encantado porque puede utilizar los recursos de su empresa como si fuesen suyos. Le motiva poner su idea al servicio de su compañía, que le paga la nómina todos los meses.

Es una forma distinta de ver la vida si lo comparamos con el emprendedor tradicional, y aporta muchas ventajas tanto a la empresa como al empleado.

Algunos de sus principales valores son la innovación, el liderazgo, su amor y pasión por los retos y la excelencia, su visión de futuro, su compromiso con la empresa y su lealtad a la misma.  Es una persona muy motivada.

Pero no todo es un camino de rosas, porque hay ciertos aspectos negativos como las envidias que suscita en otros compañeros, que se pasan todo el día haciendo el vago, y que hay que saber sortear, con carisma y empatía.

Muchas veces nuestro protagonista es un incomprendido que no está bien visto ni por los de arriba ni por los de abajo. Los de abajo porque les falta espíritu, no tienen sangre en las venas, y los de arriba porque se sienten amenazados. Son jefes que piensan que el intraemprendedor pone en riesgo su posición en la empresa. Son envidiosos, miedosos y no quieren que otros les hagan sombra.
En mi caso, personalmente siempre he optado por rodearme de personas más preparadas que yo, por puro egoísmo. Si me rodeo de mediocres que están por debajo de mí, solo lograré empeorar, pero si me rodeo de gente más brillante, por muy mal que yo lo haga, solo lograré subir. Por esa razón, no me da miedo que me hagan sombra, yo lo que realmente quiero es que me den sombra.

Una empresa que se precie tiene que ser capaz de detectar a sus intraemprendedores, escucharles y apoyarles.  Les dedicará recursos dentro de la propia organización para que ellos puedan crecer profesionalmente. La gran ventaja es que el intraemprendedor satisfecho no es fácil que se marche a otro sitio o que funde su propia empresa, mientras que uno insatisfecho se irá a otro sitio lo antes posible.

Que se marche o se quede dependerá, en gran medida, de cómo se comporten con él los directivos de esa firma.

Galería de imágenes
Emprendimiento
intraemprendimiento
innovacion
liderazgo
personas
Genérico
Gran empresa
Micro-pyme
Pyme

Comparte

Valoración