Club Excelencia en Gestión

Prepararse para el futuro mientras hacemos posible el presente

Miquel Romero, Director de Marketing y Comercial del Club Excelencia en Gestión

Me permitiréis que hoy os invite a dar un paseo virtual por el monte, haciendo senderismo entre nuestros hermosos bosques, caminando hacia una de las múltiples cumbres del horizonte.

Transitando por las veredas, caminamos de forma natural y sin prestar atención al proceso mismo de la marcha, es un ejercicio mecánico aprendido en los primeros meses de nuestra infancia. Pero, si por un momento prestamos verdadera atención, observaremos que constantemente nuestra visión balancea entre la corta distancia (el terreno de los próximos pasos buscando el mejor espacio entre las rocas para mantener el equilibrio) y la lejanía (aspirando a no perder de vista el objetivo que nos hemos propuesto). En algún trecho del camino las condiciones nos serán adversas, probablemente será por una intensa lluvia o una cerrada niebla, momento en el que dedicaremos más tiempo a lo más inmediato y agradeceremos habernos preparado, revisado las rutas en las cartografías disponibles, contar con el material adecuado y estar rodeados de buenos compañeros de viaje. Despejada la tormenta, volveremos a levantar la vista hacia lo alto. Ambas visiones, son igualmente esenciales para alcanzar la cima.

Sin ser innato como el caminar, pero igualmente necesario, en las organizaciones debemos mantener permanentemente este equilibrio entre el corto y el largo plazo, prepararnos para el futuro mientras hacemos posible el presente. La aceleración de los cambios tecnológicos y la disrupción digital, la economía colaborativa y el paradigma de la confianza, los equipos en autogestión y nuevos modelos de organización… son algunas de las megatendencias que pueden hacer tambalear nuestro equilibrio y poner en riesgo la sostenibilidad a largo plazo de nuestra organización. El Modelo EFQM nos proporciona una excelente guía con rutas de transformación para alcanzar la cumbre y ser sobresalientes caminando con esta doble perspectiva.

Es clave la gestión del funcionamiento (driving performance), el ocuparse de la administración, la organización y las operaciones actuales de forma continuada eficiente y eficazmente. Asegurarnos de medir adecuadamente el rendimiento del funcionamiento para evaluar, revisar y mejorarlo. A la vez que identificamos riesgos, valoramos impactos, prevenimos y planificamos posibles acciones de contingencia. Sin la eficiencia y eficacia del día a día, sin la óptima gestión de las operaciones, sin una mejora continua y permanente, no tendremos oportunidad de un mañana. Sin presente, no hay futuro.

Al mismo tiempo, la gestión de la transformación (driving transformation) será imprescindible para garantizar el futuro. Asegurar las condiciones adecuadas para el cambio y la adaptación de la organización a unos entornos distintos, manteniendo la coherencia con el propósito, la estrategia y los objetivos establecidos. Preparándonos a través de la práctica constante, ejercitándonos en el cambio y la experimentación, manteniendo una cultura organizacional de pensamiento disruptivo, aprendiendo abiertamente de los fracasos. Obligarnos a levantar la mirada, estar constantemente vigilantes a los nuevos entornos, a nuevas necesidades, innovadoras tecnologías, posibles oportunidades… sin descuidar medir el ritmo de este cambio y los logros alcanzados en el proceso de transformación. Sin futuro, el presente carece de propósito.

Y volvemos al sendero del principio, caminando quizás algo más atentos y alertas, siendo conscientes que marcharemos entre crisis, incertidumbres, cambios contantes, alta complejidad… buscando mantener el necesario equilibrio entre el funcionamiento y la transformación, un caminar que va a requerir lo mejor de nosotros. Entender las organizaciones como un sistema, como un organismo que no se encuentra aislado, que es interdependiente. Ambicionando el liderazgo dentro de nuestro ecosistema. Prepararnos para los cambios, la adaptación constante, sin conocer realmente el entorno que nos depara el futuro próximo, pero estando alerta a la evolución de las megatendencias, las nuevas tecnologías y su potencial impacto. Y todo ello hacerlo de forma rápida, ágil y acelerada. Funcionamiento y transformación, dos procesos en paralelo, dos caras de un mismo reto.

A lo largo de estos meses estamos saliendo de una tormenta y caminamos balanceando la mirada entre lo inmediato y la lejanía. Mientras salvamos obstáculos vemos que hay nubes en el horizonte pero -llamadme optimista- en lo alto de la cumbre se otea un sol radiante.

Galería de imágenes
transformacion
Construyendo Futuro
futuro sostenible
transformación para el futuro
buena gestión
calidad de gestión
modelo EFQM
Excelencia y Tecnología
megatendencias
tecnología
Genérico
Modelo EFQM
Sostenibilidad
Gran empresa
Micro-pyme
Pyme

Comparte

Valoración