Club Excelencia en Gestión

Estamos procesando tu petición.
El proceso puede tardar unos segundos.

Por la especialización del talento en España: cerrando la brecha que amenaza la digitalización de la economía

Jacinto Cavestany, CEO de Evolutio

En el sector tecnológico, solemos decir que, en nuestro país, falta talento para satisfacer la demanda de la economía digital. Pero es incorrecto, por un matiz determinante. El talento existe, pero escasea la hiperespecialización que exige el mercado y los itinerarios formativos quedan rápidamente desactualizados. Los centros educativos hacen un exhaustivo trabajo formando a profesionales altamente capacitados, pero aún existe una brecha importante entre la formación del alumnado y las necesidades de las empresas.

En apenas un par de años, la adopción y el despliegue de nuevas tecnologías ha aumentado considerablemente, destacando la integración de servicios cloud y la ciberseguridad, principalmente. Por ejemplo, en este último campo, el Instituto Nacional de Ciberseguridad gestionó más de 133.000 incidentes de ciberseguridad durante el año 2020, de los cuales 106.466 se dirigieron a ciudadanos y empresas. Todas las previsiones apuntan a que el número seguirá al alza y la tipología de ataques, también.

Las empresas han decidido apostar por los beneficios de la innovación con base tecnológica, la resiliencia y la mejora de su infraestructura IT. A pesar de ello, tal y como recoge Gartner este mismo año, en paralelo y en pleno desarrollo de la transformación digital, la falta de talento especializado se ciñe como la principal amenaza de la adopción de tecnologías emergentes.

Es más, a medida que las organizaciones apuestan por la digitalización, impulsan el teletrabajo y se dirigen hacia la nube, adoptando nuevas infraestructuras tecnológicas, servicios de plataforma, almacenamiento, automatización, redes y seguridad, la creciente falta de perfiles y competencias digitales en España genera pérdidas de actividad en el sector.

Según el Foro Económico Internacional, en el año 2025 los cambios tecnológicos crearán 97 millones de puestos de trabajo. Nos encontramos frente a un nuevo paradigma que implica necesidades de formación y de inversión sin precedentes para saber cómo utilizar las tecnologías que acompañan a los procesos de transformación digital. Y la transformación digital, desde el desarrollo web y de aplicaciones móviles, a la redefinición de modelos de negocio, pasando por la creación y gestión de la experiencia de usuario, entre otros cientos de proyectos, requiere de expertos en metodologías ágiles, ciberseguridad, desarrolladores de software, especialistas en cloud y programación o analistas de datos, entre una infinidad de perfiles tecnológicos, para adaptarse a las características y necesidades de cada empresa u organización.

Por todo ello, nuestras administraciones y tejido empresarial requieren con urgencia la actualización de nuestro talento para dotarles de nuevas responsabilidades y actualizar sus habilidades de manera constante, pero, sobre todo, para capturar e impulsar el potencial que la digitalización nos ofrece.

¿Qué hacer entonces? En medio de una realidad cambiante y dinámica, ante un vacío existente entre oferta y demanda de talento altamente cualificado que se agranda cada vez que se produce una disrupción de naturaleza tecnológica, administraciones y empresas deben colaborar con instituciones educativas para especializar el talento existente, potenciarlo y actualizarlo acorde a las necesidades del mercado actual.

La falta de conexión entre la oferta y la demanda laboral es un asunto al que nadie ha puesto solución. Según un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid, somos el país de la UE con más crecimiento de empresas que demandan perfiles TIC (un 117% en los últimos ocho años), no generamos el talento especializado que necesitamos y el poco que hay tenemos gran riesgo de perderlo. Creo que estos son motivos más que suficientes para apostar de una vez, firmemente, por un cambio educativo para ofrecer itinerarios especializados.

El futuro ya está aquí y el talento es condición sine qua non para garantizar la competitividad de nuestro país, además del único camino posible para adaptarnos al cambio y alcanzar una transformación digital plena de la que todos podamos beneficiarnos. Cualquier cambio es costoso pero la respuesta siempre implica inversión. En personas, en talento diferencial.

 

Galería de imágenes
ciberseguridad
Excelencia y Tecnología
tecnología
proceso de transformación
transformación
transformación digital
talento
digitalización
personas
Genérico
Innovación
Sostenibilidad
Gran empresa
Micro-pyme
Pyme

Comparte

Valoración